Añoranza

Y el viento me llevó al mar. Allí donde su cálido abrazo me acurrucaba y me daba el beso de la seguridad sosegada. Sentía la dulce confianza en la Vida, en el destino y en el Amor a través del sabor salado del Ser. De nuevo y, desde siempre, eso era Todo.

Sólo María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>