No quiero divorciarme

Rendidos ante la evidencia de la ruptura, en un intervalo de calma y lucidez, dentro de la tempestad que sufrían, se atrevieron a hablarse así:

Persona A: No me quiero divorciar

Persona Z: ¿Qué estás diciendo? Si tú lo propusiste. Yo veo también que no tenemos más remedio que hacerlo.

Persona A: Lo propuse porque no podía más, pero ahora prefiero que reorganicemos nuestra vida familiar.

Persona Z: No te entiendo. ¿Quieres que volvamos a intentarlo?

 Persona A: No es eso. Quiero que nuestro divorcio  sea como reorganizar nuestra vida familiar. La diferencia está en las formas. Tú y yo seguiremos siendo familia aunque nos separemos, porque tenemos hijos en común y, con independencia de con quien de los dos vivan, cuidaremos de ellos siempre, estaremos presentes en sus momentos cruciales, peores y mejores, hasta cuando estén lejos. Tendremos que tomar decisiones entre los dos sobre muchas cosas de su vida y, más adelante, con ellos. Somos sus padres, así que somos su familia y, ahora que hemos decidido separarnos, toca reorganizarla. Pero pienso que es mejor que decidamos conjuntamente cómo queremos hacerlo y no que decidan otros por nosotros, que ni siquiera nos conocen.

Persona Z: Pero, entonces ¿cómo lo hacemos?, ¿a qué te refieres?, ¿buscamos un abogado?

Persona A: Efectivamente, tenemos que buscar un abogado, pero también necesitamos a un mediador/a. Un profesional que nos ayude a reorganizarnos, llegaremos a acuerdos y después se encargará el abogado de todo lo jurídico y lo judicial.

Persona Z: No sé si estamos preparados para comunicarnos sin hacernos daño, no hacemos más que discutir.

Persona A: Yo también tengo las mismas dudas y siento cómo se me va rompiendo el corazón con cada grito y con cada silencio,  por eso necesitamos que un profesional de la mediación nos prepare para comunicarnos, nos ayude y nos acompañe tomando decisiones conjuntamente, evitando que nos hagamos más daño. Así también seremos ejemplo para nuestros hijos de cómo hay que afrontar los problemas.

Me recomendaron que fuéramos al Instituto de Mediación Integradora, llamé y ellos me informaron. ¿Quieres que vayamos los dos para que nos informen personalmente?

Persona Z: Prefiero que vayamos por separado. Puede ser buena idea si esa ayuda nos evita más sufrimiento y, finalmente, podemos empezar a vivir cada uno por nuestro lado, pero protegiendo a nuestros hijos de esta ruptura, de la que ellos  no tienen culpa. 

Distancia de las posiciones de A y Z antes de plantearse ir a mediación:

A B C D E F G H I J K L M NÑ O P QR S T UVW X Y Z

 

Distancia de las posiciones de A y Z tras el proceso de mediación integradora:

 A Z CON EL IMI JPG[4316]

 

       

 

 

Tú decides: ¿te divorcias o reorganizas tu vida familiar?

 

 

 

Dra. María del Castillo Falcón Caro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Dra. María del Castillo Falcón Caro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>