El secreto de Wilson

Wilson es un ingeniero de sistemas colombiano, que trabaja como camarero de cruceros. Tiene mujer y un hijo de 18 años que estudia Derecho en Colombia, a los que ve cada seis meses. Wilson trabaja con una sonrisa natural, con cariño, prudencia y mucha, mucha paciencia. Los jóvenes cuando lo ven por cubierta le suelen cantar: “Wilson como mola, te mereces una ola”. Trabaja siempre con mucho estrés y, sin embargo, aun le queda tiempo para enseñar a los niños diferentes formas de doblar servilletas. Todos conocen a Wilson, y en realidad es sólo uno de los 800 empleados que trabajan a bordo.

Anoche, mientras recogía la mesa en la que me había servido la cena, le pregunté por su secreto y me contó que cuando empezó a trabajar como camarero, al no poder ejercitar su profesión, y ante la frustración que eso le producía, tras años de esfuerzo personal, y también económico por parte de su familia para que fuera a la Universidad, su madre le dijo: “hijo, no hay que hacer lo que amas, sino amar lo que haces”.

Se aplicó el consejo y es un hombre feliz que acepta todo cómo le viene y además lo disfruta.

María del Castillo Falcón Caro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>